Menú Cerrar

2002-09-08 Silo Estadio Nataniel, Santiago, Chile

Explicaciones sobre El Mensaje de Silo
Estadio Nataniel – 8 de septiembre 2002 SILO, Santiago – 8 Sept. 2002
Un libro, unas ceremonias y un camino.
 
Este mensaje sin embargo puede ser oportuno dada la situación que vivimos nosotros personalmente. La situación que se está viviendo en general, no es la mejor de las situaciones. Hay buenas cosas pero hay también mucho sufrimiento, mucha desgracia, mucho problema en la gente.
No tenemos que irnos muy lejos para ver ese sufrimiento, esa desgracia; lo experimentamos en nosotros mismos, lo experimentamos en los seres queridos. No estoy hablando de lo que dicen los diarios. Estoy hablando de lo que uno percibe.
Bueno, este Mensaje pretende hacer un pequeño aporte, pretende servir – a lo mejor – a la gente. Puede que no sirva, pero nada malo vamos a hacer si no sirve, simplemente quedará ahí.
Si en cambio sirve, la gente lo tomará en sus manos y lo pondrá en marcha y entonces estará todo bien.
Resumiendo, funciona o no funciona, en los dos casos está bien. Desde mi punto de vista personal, poner en marcha este Mensaje es en realidad retribuir a la gente, retribuirle todas las cosas buenas que la gente me ha dado, que la gente me ha hecho llegar.
Desde mi punto de vista es un pequeño acto de justicia, una reparación a las cosas buenas que ha hecho la gente.
Libre interpretación y libre participación. ¿Quién participa en esto? Quien le gusta. ¿Quién no participa en esto? Quien no le gusta.
¿Y quiénes somos nosotros para decir que tal debe participar y tal otro no debe participar? ¿De dónde podemos sacar eso? Que tal persona es mala persona.
¿Quiénes somos nosotros para ponerle barreras y fronteras a la gente? Y si se tratara de una mala persona, qué buena oportunidad para que venga, porque las personas cambian.
Ese Mensaje pretende moverse así, con esos valores, con una libre interpretación para que cada cual interprete las cosas como le gusten, con una libre participación y nadie está acá- creo yo – para juzgar a nadie.